17/8/16

Reseña de "La joven durmiente y el huso"

Título: "La joven durmiente y el huso".
Título original: "The sleeper and the spindle".
Autor: Neil Gaiman.
Ilustrador: Chris Riddell.
Páginas: 72.

Era una de esas brujas de los bosques, condenada a la marginación mil años atrás, una mala persona. Maldijo a la pequeña el día que nació, para que, cuando la joven cumpliera dieciocho años, al pincharla con un huso en el dedo se durmiera para siempre. A vuelo de pájaro, era el reino más cercano al de la reina, pero ni siquiera los pájaros volaban sobre él. Esta historia tal vez os resulte familiar: hay una joven reina a punto de casarse. Hay algunos enanos buenos, fuertes y valientes; hay un castillo rodeado de una maraña de espinos; y hay una princesa a la que, según se rumorea, una bruja condenó al sueño eterno. Pero aquí nadie espera que aparezca un noble príncipe montado en su fiel corcel y dispuesto a arreglar las cosas. Si una joven reina quiere demostrarse a sí misma que puede ser una heroína, rescatar a una princesa es una ocasión perfecta... 

Habían dos cosas que me atraían de esta historia desde antes de comprar el libro. Primero, la hermosa encuadernación. Y segundo, el nombre de Neil Gaiman que me llamaba como a un desafío: todavía tenía ganas de probar al escritor y la diversidad de géneros entre los que se mueve sin parecer incómodo por ello.

No estoy segura si considerar a este libro un retelling, ya que si bien podemos distinguir las historias de La Bella Durmiente y Blancanieves (al menos en las versiones adaptadas de los hermanos Grimm), al mismo tiempo entrecruza y descruza la trama alrededor de estas que termina en su propio cuento maravilloso. Dejémoslo en que se trata de un retelling algo extraño.

Creo que uno de los mayores aciertos de Gaiman en sus historias es adaptarse por completo al género que está abarcando. Esta historia tiene todos los componentes de un cuento de hadas, posee esa narrativa simple, de cortas acciones, escrito en una tercera persona que aprovecha al narrador omnisciente y omnipresente. Tiene un ritmo rápido pero no por ello se presenta una trama acelerada, los personajes se definen con rapidez y a lo largo de la lectura (que por cierto es bastante corta) se pulen. 
Si bien usa claras referencias a clásicos, logra incorporar aspectos novedosos, transformar la lectura y entregar una historia única. Es capaz de añadir características bastante difíciles de imaginar en este formato, haciéndoles verosímiles y sin entorpecer el proceso del lector.

Por su parte, creo que uno de los grandes aciertos aquí es la ambientación: excelentemente lograda. Te sentías dentro del cuento que te estaban narrando, te imaginas el castillo, los túneles, las ciudadelas, tiene un tanto de sabor a niñez. 

Hablando sobre ambientación, algo que suele incomodarme sobre lo libros ilustrados es que las ilustraciones parecen estar ahí por estar: a lo más porque hacen referencia al pasaje descrito en la página en  que se encuentran; desde los grandes clásicos, parecen  no tener mayor profundidad ni sentido. Pero con Riddell se ha logrado algo increíble. Además de las ilustraciones en sí que son maravillosas, logra una conexión con lo escrito, logra contribuir al desarrollo y meter al lector en la historia. Las imágenes creadas son parte de la historia, contribuyen a crear la trama, sin ellas lo que cuenta Gaiman no sería ni siquiera parecido,

Por demás, la maquetación es hermosa, escogieron cada detalle muy bien, logran que se vea bien, una estética muy cuidada, bastante limpia; es de aquellos libros que adoras pasar entre tus manos y admirar un poco antes de sumergirte en la lectura, y que después admiras en tu estantería.


  4/5


Es un libro de corte infantil, y por tanto, alcanza a una población etaria mayor: es leer un cuento maravilloso, y eso lo disfrutan niños, jóvenes, adultos y ancianos. Totalmente recomendado.

19/7/16

Frases Inolvidables (20)



¡Hola, lectores! Les confieso que estoy muriendo de exámenes en la universidad y lo único para lo que tengo energías actualmente es para rogar al cielo pasar todas mis materias. Así que he decidido dejarles unas frases que me encantaron de una de mis últimas lecturas, Dos chicos besándose de David Levithan (de la cual espero tener pronto la reseña).
Espero que las disfruten tanto como yo.


Años atrás, fuimos nosotros los que soñábamos, amábamos o teníamos sexo; años atrás, fuimos nosotros los que estábamos vivos y luego fuimos los que moríamos.
Página 11.

El tiempo se vuelve algo inútil que debe gastarse en cosas inútiles.
Página 16.

Apenas Neil sale del baño, le envía un mensaje de texto a Peter.
¿Tas listo?, pregunta.
Y la respuesta llega de inmediato: Para lo que sea. 
Página 40.

Puedes dar palabras, pero no puedes quitarlas. Y cuando las palabras se dan y se reciben, ahí es cuando  se comparten.
Página 62.

Craig quería sentir furia, quería sentir pura indignación, pero, en cambio, era tristeza lo que lo invadía, una tristeza intensa e impotente. 
Página 84.

Todos los mensajes son de su padre o su madre. Nadie más llamó. Cooper ha llegado a un punto en que no se da cuenta de eso. 
Página 132.

No es la oscuridad lo que tememos, sino nuestro propio desamparo dentro de ella.
Página 161.

Nosotros cagamos sangre y las lesiones nos laceraron y desgarraron la piel. Nos crecieron hongos en la garganta y debajo de las uñas. Perdimos la capacidad de ver, de hablar, de alimentarnos. Escupimos pedazos de nosotros mismos y sentimos como la sangre se nos transformaba en lava. Perdimos el uso de los músculos y nuestros cuerpos se transformaron en colecciones de huesos recubiertos de piel. Quedamos irreconocibles, disminuidos, demolidos. Nuestros amantes tuvieron que vernos morir. Nuestros amigos tuvieron que ver a la enfermera cambiándonos los catéteres, tuvieron que tratar de apartar esa imagen mientras nos colocaban en ataúdes bajo tierra. No besaremos más a nuestra madre,. No veremos más a nuestro padre. No sentiremos el aire en los pulmones. No escucharemos más el sonido de nuestra voz. No tocaremos más la nieve ni la arena ni participaremos más de una conversación. Nos arrebataron todo y lo extrañamos. Extrañamos todo.
 Página 251.

¿Por qué tenemos que ver a un chico de doce años apoyar una pistola en la sien y apretar el gatillo? ¿Por qué tenemos que ver a un chico de catorce años ahorcarse en el garaje y que lo encuentre su abuela dos horas después? ¿Por qué tenemos que ver a un muchacho de diecinueve años mientras lo estrangulan a un costado de una autopista vacía y lo dejan morir? ¿Por qué tenemos que ver a un chico de trece años llenarse el estómago con pastillas y colocarse una bolsa de plástico en la cabeza? ¿Por qué tenemos que verlo vomitar y asfixiarse? ¿Por qué tenemos que morir una y otra vez?
Página 252. 

Llegará un momento en que miren a alguien más joven que ustedes y sientan que esa persona sabe más de lo que ustedes nunca supieron. Llegará un momento en que les preocupará la idea de que los olviden.
Página 260. 
 
Si hacen las cosas bien, la próxima generación tendrá mucho más de lo que ustedes tuvieron.
Página 260.


La verdad es que ni siquiera puse todas las frases que me fascinaron de este libro. ¿Les gustó alguna en especial?

 

16/7/16

Reseña de "Solo respira"

Título: "Solo respira".
Autora: Andrea Vilariño Freire.
Facebook de la novela: Solo respira.
Dónde comprar: Solorespira.es

Olaia padece fibrosis quística, una enfermedad que está acabando con su vida. Tras un bache con la justicia, se enfrenta a un forzado arresto en el Centro de Estudios Clínicos, donde entra a formar parte del estudio de un medicamento que podría curarla. Ahí conocerá a otros pacientes con diversas patologías que también están siendo sometidos a tratamientos experimentales; entre ellos se encuentra Lucas, un joven fotógrafo con un doloroso tumor inoperable. Ambos sienten que están desperdiciando sus vidas con un futuro incierto, y deciden huir del Centro para vivir locamente el tiempo que les quede. Una lista de deseos por cumplir, un par de billetes y una mochila es lo único que tendrán. Pero sus vidas darán un giro inesperado cuando descubran que los médicos no han sido del todo sinceros.
Una historia que muestra la realidad de los pacientes crónicos frente a la dificultad para beneficiarse de los nuevos tratamientos. “Solo respira”, revela los hechos con la visión en primera persona de los dos protagonistas, presentando a la señora Fibrosis Quística, la gran desconocida.

Desde el punto de vista académico, las enfermedades en sí siempre me han parecido interesantes de analizar: somos como sociedad y cultura quienes decidimos qué es una enfermedad y qué no (qué medicinas se crean, a quiénes hay que brindarles cuidado, qué patología es más indeseable que otra). En esta panorámica, la fibrosis quística no es desconocida para mí: he leído sobre ella y, en una parte ínfima, logro comprenderla.  Pero siempre hay que recordar que quienes las padecen son personas, gente que cuando cierra el libro o la investigación no puede olvidarlo.

Sobre los libros que tratan los temas de distintas enfermedades tengo una opinión conflictiva. Muchas veces tienen que ver con experiencias cercanas al escritor (alguien cercano la ha padecido o padece, o es él mismo quien lo hace) por lo que se apela a las emociones del autor en cuanto a la enfermedad por sí sola, sin historia. Lograr encontrar un libro de esta temática que logre aportar o decir algo nuevo termina siendo bastante difícil.

Uno de los grandes aportes del libro creo que es dar a conocer la fibrosis quística; a pesar de los últimos esfuerzos y que mucha gente reconozca el nombre sigue siendo desconocida. Además, no romantiza la enfermedad como se ha hecho con muchas otras, no es ni atractiva ni de valientes la fibrosis quística, es netamente humana.

Además, logra realizar una gran crítica al negocio de la investigación farmacéutica y el poco interés de la mayoría de los Estados para cambiar esto. Esta es la parte mejor lograda del libro, le entrega un contexto, desarrolla toda la trama en torno a ello y logra crear empatía con el lector en cuanto a ello. 

Sobre los aspectos más generales, es de lectura ágil y bastante liviano, en lo personal me costó agarrarle un ritmo al comienzo porque durante la introducción todo fue demasiado literal y los diálogos parecían un tanto forzados, como cuando se tiene la idea en la cabeza pero cuesta comprender cómo encausarla o presentarla.

Del mismo modo, al comienzo cuesta crear lazos con los protagonistas (incluso más que con los secundarios) porque no existía un punto de interiorización; sus personalidades quedaban flotando. E incluso saber las edades de los protagonistas me entorpeció la lectura, al final durante la lectura les rebajé tres o cinco años para que me resultase más verosímil todo lo que me cuentan.
Si bien existen aspectos (y la autora lo señala) que no debemos sobreanalizar porque se remite a la ficción en gran parte, sí me costó comprender el porqué de ciertas escenas que en la realidad no funcionan.

A pesar de ello, la novela aumenta de calidad a medida que pasan los capítulos, en este caso particular la narración desde el punto de vista de ambos protagonistas logra redondear la historia y darle contenido a la crítica que yace ahí. Existe un punto en el que estás completamente dentro de la novela, en el que todo es querer saber qué ocurrirá e incluso si existen algunos cabos que son fáciles de preveer y resolver, sí logró sorprenderme el desenlace y me dio sentido la manera en que finalizaron las cosas, cómo se desarrollaron para llegar hasta ese punto.

La narrativa de Andrea Vilariño es bastante limpia, se nota un talento y el ejercicio de escribir, se nota que sabe desarrollar un hilo argumentar y un nudo en la novela. Es un libro en el que no te cuestionas ni porqué lo estás leyendo ni porqué se escribió: tiene sentido. 

Sin embargo sí considero que la novela habría estado mucho mejor con un nuevo trabajo de corrección para darle mayor soltura desde el inicio a la historia.


  3/5


Lo recomiendo especialmente para aquellos que quieren algo un poco más nuevo sobre la literatura centrada en enfermedades, y para todo aquel que no conozca sobre la fibrosis quística. Un libro que deja reflexionando y te viene a la memoria a momentos incluso después de que ha pasado un tiempo de su lectura.

11/7/16

Reseña de "Cinder"

Título: "Cinder".
Autora: Marissa Meyer.
Saga: 1° - Crónicas Lunares.
Páginas: 409.

Había una vez… una historia de una pobre chica humillada y maltratada por su madrastra y sus hermanas. Pasaron los años, pasaron los siglos, pero la historia de humillación parece no pasar jamás.En un futuro lejano, luego de la devastadora Cuarta Guerra Mundial, humanos y androides se apiñan en las calles de Nueva Beijing, una de las seis comunidades de la Tierra. Una enfermedad mortal está arrasando la población. Y desde el espacio, la reina lunar observa cómo la peste lo va devorando todo, confiada en lograr el control del planeta. Cinder tiene 16 años y trabaja como mecánica. Su pasado es un misterio y su presente, no puede ser peor, bajo la tutela de su madrastra, que la explota y la denigra constantemente. Hasta que su camino se cruza con el del príncipe Kai, y se ve en medio de un conflicto intergaláctico y de un amor imposible. Atrapada entre la peste y un gran secreto, no sabe si escoger la libertad o la inmolación, hasta que ya no tiene opción y no puede elegir. Sin embargo, ella es especial. Ella es la única salida. Después de todo, así son los cuentos de hadas…

 La verdad es que he rehuido bastante de este libro. No puedo explicar con exactitud por qué. No tuvo un hype tan exagerado, mis expectativas no eran tan altas y la portada llamaba. La verdad es que no podía terminar la sinopsis sin que me entrara una risa nerviosa y me sintiese demasiado vieja para pararme a leer un romance de una adolescente de 16 años. 

Y ahora mismo, mientras lo voy analizando, quizá tiene que ver con que la ciencia ficción es de mis géneros inmaculados en la literatura: a pesar de no ser el que predomine en mis estanterías, el recorrido que he hecho por sus clásicos desde mi infancia hacen que tenga un lugar especial en mi corazón. Me quité el miedo en una de mis últimas visitas a la librería donde todavía no llegaba la novedad que estaba buscando; lo compré.

Existen libros juveniles de ciencia ficción. Buenos y decentes. Esa dimensión del libro no es ni de lejos una idea innovadora, pero sí es el primer retelling (que yo he encontrado), lo cual sí lo hace interesante de analizar.

Primero que todo, tengo que decir que Cinder es una lectura que disfrute, bastante liviana y de un ritmo ágil que no decae. Dentro del catálogo de sagas juveniles creo que es un gran acierto, el estilo steampunk que busca resulta atractivo.

El libro es medianamente predecible (a pesar de ser un retelling), es algo fácil no sorprenderse de las noticias "impactantes" pero logra que uno se interese en rellenar la historia global que existe detrás, por lo cual no es una trama mal llevada.

Mi principal problema con la historia fueron los personajes. No, dentro de las protagonistas femeninas que supuran las estanterías de nuestra actualidad juvenil, Cinder es de las que mejor me cae, un retrato bastante menos alejado de la intensa fantasía y con quien resulta fácil introducirse a la historia (ni una inútil ni una heroína poco verosímil). Kai es agradable y coherente, se inscribe en la historia pero no es meramente un chico guapo que está ahí para quitarse la camisa, sino que tiene toda una interioridad que lo hace interesante. Ambos se corresponden bien a la edad que tienen y no caen en absurdos. ¿Mi problema, entonces? La autora se demora bastante en definir las líneas de personalidad de ambos, incluso más que con el resto de los personajes secundarios y hasta terciarios; a ratos no sabía cómo era Cinder o Kai, como cuando recién conoces a alguien y no estás del todo seguro de qué esperar. Sé que un recurso común de los cuentos de hadas originales es no ahondar en los personajes en sí, pero con el estilo de escritura, creo que tardó demasiado en delimitarlos.

Lo que sí me agradó es que, a diferencia del punto anterior, lo que supo delimitar fue el universo creado. Si bien no puedo decir que es el más interesante o impresionante que he leído, sí logra dejarnos en claro el espacio en que nos enmarcaremos desde el primer capítulo, lo cual siempre se agradece en los libros de tipo futurísticos (no sé si introducirlo en la categoría de distopía). 

¿Sus puntos más fuertes? El atreverse. Es fácil seguir una línea de éxito en la literatura juvenil, que ha sido lo que ha terminado por darle mala fama al género. Las historias planas y carentes de calidad. ¿Eso quiere decir que Cinder es una joya de la literatura universal? No, pero sí es un libro que quiere, y logra, destacar y ofrecer algo nuevo al lector. Creo que es una lectura bastante acertada, de aquellas que se extrañaban en la escena juvenil.

Por su parte, tengo que darle un aplauso a V&R Editoras, siendo sincera recuerdo un tiempo en que evitaba comprar libros de la editorial, pero con el tiempo ya se nota una mejora y perfeccionamiento que hace que la maquetación de este libro sea preciosa. Al mismo tiempo encuentro que la relación calidad-precio está bastante bien, es un libro que, en cuanto a la calidad material (y además de contenido, hay que decirlo) vale la pena. 

No puedo compararlo con los libros de ciencia ficción universales, con los grandes clásicos. Es un descriterio. Pero sí logro ver a Cinder como la antesala de futuros lectores de ciencia ficción, de esta línea de la ciencia ficción
Es agradable ver una lectura limpia, que a pesar de la simplicidad de su vocabulario y de ser una lectura más bien liviana, logra aportar algo, logra ser algo que uno no se arrepiente de leer, que lo disfruta

Sí, dentro de una etapa de la novela juvenil que no ha logrado salir de los clichés y de una literatura que es cada vez más basura, esta novela me parece un gran acierto. Amé, realmente, la historia.


  4/5


Sí, ahora me muero por leer su segunda parte, Scarlet, la cual espero poder comprarme durante la semana. Crucen los dedos.

2/7/16

Reseña de "Corpse Party"

Título: "Corpse Party: Tortured Souls".
Título original: "コープスパーティー".
Tipo: Anime (Mini-serie).
Temporadas: 1.
Episdios: 4 (+ 1 ova).
Estado: Finalizada.

Basadas en el juego de survival horror Corpse Party, la historia sigue a Heavenly Host Elementary School, una escuela primaria que fue derribada después de los asesinatos y desapariciones de varios de sus empleados y estudiantes. Por el comienzo de la historia, otra escuela llamada Kisaragi Academy ha sido construida sobre el sitio de la escuela primaria. Una noche, un grupo de estudiantes de Kisaragi están contando historias de fantasmas cuando un terremoto de repente los transporta a otra dimensión donde todavía existe Heavenly Host Elementary School y en donde rondan los fantasmas de los niños asesinados en la escuela. En el juego el jugador toma el control de los estudiantes de Kisaragi Academy mientras tratan de encontrar su camino a casa y sobrevivir a las otras fuerzas misteriosas que acechan en la escuela.


Yo soy el tipo de personas que las películas de terror se las ve de noche, con audífonos y sola. Y aún así me desilusiono porque suelen no darme miedo. 
Así, me encuentro constantemente buscando material interesante.

Corpse Party es un anime (basado en un videojuego) bastante corto, con sólo 4 episodios que se caracteriza por ser gore y, a palabras de varios, "bastante terrorífico". 

La historia comienza con un grupo de amigos que se encuentra en la tarde-noche en el colegio contándose historias de terror (lo típico) mientras terminan de ordenar después del festival escolar. En esto, nos enteramos que una de ellos se mudará a otra ciudad, por lo cual deciden realizar un hechizo para mantenerse como amigos para siempre (en el cual participan además su profesora y la hermana menor de uno de ellos). Esto, de alguna manera, los lleva a una escuela paranormal donde se encuentran con niños fantasma (mutilados) que los torturarán.

Mi primer problema es que creo que la premisa queda muy bien para un videojuego (que no he jugado) pero en la animación queda algo corto. El miedo de este tipo de animes se basa en lo visceral, en lo explícito. Es muy fácil ver cadáveres, restos, vísceras y formas desagradables de morir; aquí lo que prima es lo sanguinario y violento. 
Esto está muy bien trabajado, sin censura, es muy probable que en algún momento sientas cierta incomodidad viendo cómo le sacan los ojos a alguien... pero si eres más como yo y esto no te da miedo, probablemente este anime se quede corto.

Si bien entiendo el desarrollo algo rápido de Corpse Party, por al basarse en un juego la introducción no es lo más importante y se requiere poner todos los factores importantes en un número limitado de capítulos, sí creo que faltó un desarrollo de personajes. Tenían una personalidad definida, sí, pero sacada de prototipo por lo cual que te apegaras o no a uno de ellos tenía más que ver con la afinidad global que sientas por ese tipo de personas que por un mérito propio de ellos. Es más, es bastante fácil olvidar sus nombres después de mirarlo porque no resultan personajes entrañables (culpable).

Existen varios recursos que creo que funcionan mejor en el formato original: que los protagonistas se encuentren en dimensiones diferentes del mismo lugar, que los niños te ataquen hasta que les entregues lo que están buscando, cómo se va descubriendo la manera en que murieron los niños, etc.

Por otra parte, y en esta parte sacaré a mi fangirl interna, hay escenas que me parecieron absurdas. Además de verlo una noche de insomnio sola, me repetí el plato unos días después mientras desayunaba con una amiga: lo mismo, cosas que me parecen absurdas, pero no sé si son porque la cultura japonesa realmente es así, o porque los animes tratan de convencerme de cosas inverosímiles.
Revisemos algunos (no son spoilers, son cosas que se saben los primeros minutos o que son repetitivas en los capítulos).
 Primero, ¿un hechizo? ¿De verdad si tu amiga se va lejos lo primero que se te ocurre es un hechizo? ¿Las llamadas, skype, cartas, viajes? Digo, si eres como yo y crees en fantasmas, embrujos y cosas paranormales, tratas de mantenerte lo más alejado de ese tipo de cosas.

Segundo, ¿por qué cuando recién llegan al otro instituto nadie pierde la cabeza? Están tranquilos, 'vamos a buscar una salida'... eh, ¿no quieren saber cómo llegaron ahí en primer lugar? ¿Por qué se sienten tan calmados en un lugar que nunca antes han visto, o cuando encuentran la puerta cerrada? No es necesario empezar a ver muertos y eso para entrar en pánico porque estás en un colegio desconocido de noche que está cerrado. En cambio ellos están como 'ah, bueno, tendremos que esperar a la mañana, seguro los otros ya se fueron'.

Eso me lleva a otra cosa, ¿qué clase de grupo de amigos son? Se supone que los amigos poseen, como mínimo, información esencial sobre la vida de ellos. ¿Por qué se sorprenden cuando escuchan que uno de ellos tiene hermanos o sus padres trabajan hasta tarde? ¿Nunca antes lo preguntaron? ¿Qué clase de conversaciones suelen tener? ¿ACCEDIERON A REALIZAR UN HECHIZO ENTRE ELLOS Y APENAS SE CONOCEN? Digo yo, si me estoy metiendo en esa mierda, al menos que sea con alguien que conozca hasta mis más oscuros secretos. 

Oh, pero en cuatro capítulos son capaces de hacer caso omiso a las relaciones, porque el protagonista con su hermana tampoco son muy unidos. Primero le dice cuanto la quiere y que va a protegerla. Al instante siguiente entra a un edificio sin revisar si ella lo sigue y cuando se da cuenta que posiblemente hay algo persiguiéndola... No, no entra en pánico. ¿Que la dejaste con una niña desconocida y ahora no puedes seguirla? No, sin problemas. Apenas reacciona, pero descuida, hay tiempo, en algún momento la volverá a encontrar.

Además, es increíble lo inútiles que pueden ser. Ya, que si todos fueran increíblemente guerreros y geniales no serían realistas, no pueden meter a los hijos de Terminator y hacerlos pasar por colegiales. Correcto. Pero hay algo que es ser coherente, cuando el personaje al menos demuestra algo de lógica con la personalidad que le han entregado (grita, corre, se mea del miedo pero se preocupa de sus amigos, admite su derrota, etc): lo llamo inutilidad coherente (posiblemente tenga un nombre más técnico, pero dejémoslo así por el momento). En esos capítulos conté a DOS personajes útiles, tres con inutilidad coherente (cuento a hermanita pequeña aquí, lo cual es triste) y el resto... inútiles. No hacen nada, ni siquiera querer salvarse o tener miedo. 

Por último, el factor romántico. Ya, lo pusieron, son colegiales, no me sorprende tanto que en el grupo existan personajes enamoradas de otros, pero de verdad... ¿triángulos amorosos? O la figura geométrica que se forme con un chica enamorada de un chico al igual que su amiga mientras otro chico está enamorado de ella. De acuerdo, desde el primero supuse que más de la mitad de ellos terminaría muerto así que no me interesó, que se enamoraran, ¿pero por qué están enamoradas del más inútil de todos? Por un lado tienen a uno con un descenso hacia la locura interesante y con un arco de personaje completo, por el otro a uno que trata de hacer algo y que demuestra una coherencia humana en sus reacciones. No, siéntanse atraídas por el que sólo hace algo en los últimos diez minutos y que no ha demostrado ninguna característica atractiva ni atributo por el cual deban sentir admiración. Lógico.

Y ahí está mi problema. No me creí la historia detrás del gore y la sangre, no me creí nada de esos sentimientos de amistad y en cada escena algo no me terminaba de convencer. Si eres de aquellos a los cuales los cadáveres y la sangre te asustan, en donde la sorpresa de lo que ocurre supera el mal argumento, es para ti, te puede asustar o sorprender. Es una serie sin censura y visceral, incomoda y crea un sangriento río de violencia para quienes les guste.

De otra manera, sólo verás dibujos de vísceras con el indiferente sentimiento de que se lo merecen y que lo único verosímil son los niños fantasmas (se murió el único personaje que me agradaba, debieron haber acabado con todos). 


 2/5


Si bien me gustó mucho la animación, no estoy segura de que sea el mejor estilo para este tipo de trama: me recuerda más a los colegiales, shoujo e incluso a algunos shonen más recientes. Quizá le faltó un dibujo más maduro.